Enzo Francescoli, el más grande, el master, el botija, el príncipe, el uruguayo, simplemente ENZO, ese nombre que tantas emociones le dio a la hinchada millonaria con ese talento incomparable, esos tacos, esas palomitas, esos goles... Realmente se merecia una despedida como la que tuvo aunque nadie hubiese querido que se despida, pero ese día llegó tal como lo venia anunciando el mismo Enzo desde cuando River ganó el Apertura '96 que él creia que ese sería su último título (después se dio el lujo de llevarse también el Clausura y Apertura '97, y la Supercopa).

A todos los riverplatenses nos da mucha lástima no poder volver a verlo en una cancha de fútbol jugando un partido oficial con la camiseta de la Banda, pero nadie nos podrá quitar esa imagen de "su" juego de nuestra memoria.

Se despidió ante 60.000 personas (estadio completo) en la tarde-noche del 1º de agosto de 1999 en una fiesta espectacular con esos colores que solo River puede mostrar y esas fiestas que solo River sabe hacer (como dijo Ramón), con una gran cantidad de banderas que era imposible ponerse a contar cuantas eran, con ese partido de pibes de las inferiores que jugaron antes de que apareciera el "Príncipe", con grandes sorpresas como fue la de que jugara el "Chileno"  Salas (nadie se lo esperaba) -el Monumental empezó a delirar por este otro maestro cuando apareció entre los titulares (no podia ser de otra manera) en el tablero electrónico-, también el "Negro" Altamirano, el "Luigi"  Villalba, Hernán "Hormiga"  Díaz, el "Diablo"  Monserrat, R. Ayala, etc. No importaban los nombres, la hinchada y el mismo Enzo hicieron que el partido sea una fiesta, con sus hijos en el campo de juego soñando con que pronto el talento lo demuestre otro Francescoli; el saque inicial de Walter Gómez (figura uruguaya del viejo River); la marcha de "El más grande"  de Copani de fondo repitiendose una y otra vez; los fuegos artificiales en el final; la bandera enorme con esa leyenda que también llevaban los jugadores en la espalda: "Eternamente Gracias" en una forma de agradecerle a la hinchada tanto cariño que le dio todos los años que jugó al fútbol; esa última vuelta olímpica como jugador despidiendose de todos con los brazos en alto y esa sonrisa que se mezclaba con algunas lágrimas (la ovación de la hinchada era tan grande que fue irresistible hasta para él). Cuando la voz del estadio anunció "...con el 9, Enzo Francescoli...", se vino la cancha abajo, con el cartel electrónico que acompañaba los cantitos de la hinchada pidiendole que no se vaya.

El equipo ese hizo recordarle a cualquiera a la formación de River del '96-'97 pero con algunos talentos nuevos como es el caso de Saviola y Aimar. No pude ver la despedida del "Beto" Alonso porque tenía 4 años (1987) asi que no me podía perder este partido de ninguna manera. Cada vez que veia desde la platea Centenario Baja a la dupla Príncipe-Matador, Enzo-Salas no podia evitar acordarme de esas tardes en la que llenaban los ojos de excelente fútbol con goles impresionantes.

Cada vez que la tocaba el Enzo el Monumental entero lo ovacionaba por más que no le salian las cosas como las hacia antes, pero eso ya no importaba después de darnos tantas alegrias. Metió un par de amagues, hizo dos tacos barbaros (uno a Aimar y otro a Saviola), participó en los tres goles, ensayó algunas paredes, etc. No se le puede pedir más nada a un genio como él. No tiene la energía como para correr como antes pero la calidad con la pelota no la perdió a pesar de que ya hace casi un año y medio que se retiró.

Encara en diagonal, hacia el área, amaga, busca el hueco para el remate. Lo encuentra y remata por primera vez: ataja sin problemas Flores. Insiste, con un tiro más débil, y controla con más facilidad el arquero. Encara de nuevo, engaña a Pacheco y desde la medialuna, rodeado de defensores, casi sin espacio, activa la derecha, a colocar, arriba, un disparo para que Flores se luzca con una volada que deriva en córner. Es un disparo a lo Francescoli. Llegó el primer gol de River a los 41 minutos del primer tiempo con un centro de Sorín y una palomita del "Maestro" Enzo que le tapó el arquero de Peñarol dandole un rebote que embocó luego el "Matador"  Salas. Cuando cabeceó el "9"  creia que la pelota ya habia entrado porque desde donde yo estaba no veia la línea de gol del arco porque me la tapaban los carteles de publicidad, por lo que empezamos a gritar el gol unos segundos antes creyendo por un instante que lo habia convertido Enzo (hubiese sido algo espectacular si esa pelota entraba de parte de él). En el segundo tiempo, a los 12 minutos, penal contra el mismisimo Enzo: golazo al ángulo superior derecho del arquero Flores; delira el Monumental pensando que va a ser la última vez que gritemos un gol de Enzo que no sea a través de un video, pero no, a los 26 minutos, el mismo jugador que habia cometido el primer penal le hace otro a Saviola (será que este jugador Bizera entiende como son estas fiestas); otra vez podemos gritar gol con marca registrada Enzo Francescoli al otro palo a media altura. Ramón se divirtió con los cambios, los hizo todos y jugaron todos los suplentes. Insultos merecidos de la hinchada hacia Maradona y hacia Cedrés, interminables elogios para Enzo, para el "Matador"  Salas (creo que va a ser el heredero del "Príncipe"), para los dos Díaz. 3-0 parecia suficiente pero no, a 6 minutos del final (el partido duró 86) entraron a jugar los hijos de Enzo, Marco (10) y Bruno (12). ¡Qué robo, TRES FRANCESCOLI en la cancha jugando nada menos que para River Plate! El hijo menor patea y tapa Flores, sin entender que debía dejarla pasar a la red. Insisten los tres Francescoli. Se mete en el área Bruno, inclina el cuerpo y la pone en un rincón, pegándole con la derecha, la misma pierna de su papá, el 4-0, River golea y no es ninguna novedad si se sabe que está Francescoli en la cancha.

Ojalá vuelva algún día como director técnico de River para volvernos a sacar multicampeón, como Angelito Labruna que ganó todo con la Máquina y cuando se fue estuvimos 18 años sin salir campeón (eso nunca más se repetirá) y luego volvió como técnico para darnos una mano y llevar a River a los triunfos nuevamente; que ENZO vuelva como D.T. en unos años para que sigamos festejando vueltas olímpicas y podamos seguir cantando: "...veni, veni, canta conmigo, que un amigo vas a encontrar que de la mano, del Uruguayo, todos la vuelta vamos a dar...veni, veni, canta conmigo, que un amigo vas a encontrar que de la mano, del Uruguayo, todos la vuelta vamos a dar...!"

¡¡¡ AL URUGUAYO NUNCA LO VAMOS A OLVIDAR !!!

ETERNAMENTE GRACIAS MAESTRO

por Max Szydlowski